Ciclos Renoir: Festival de San Sebastián I

Del 28 de septiembre al 4 de octubre se celebra en Renoir Plaza de España la primera semana del ciclo programado con motivo del 60  Festival de San Sebastián

Precios: 4€ (3€ socios Club Renoir)

 

PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO, INVIERNO… PRIMAVERA
28/9 a las 22:15, 2/10 a las 17:00, 3/10 a las 22:15

El cineasta coreano Kim Ki-duk se dio a conocer internacionalmente con esta película, un cuento oriental que aprovecha las cuatro estaciones de la vida y la naturaleza para lanzar al espectador un mensaje clarísimo: el deseo de posesión lleva en sí mismo la destrucción de lo que más quieres. Dos monjes que comparten una ermita flotante rodeada de montañas son los protagonistas de la película, que avanza a diferentes ritmos y con distintas emociones.

Sobre la Charca Jusan

Premio del Público en 2010

El monje anciano observa paciente al más joven, que experimenta la pérdida de su inocencia con la llegada de una mujer a su mundo de paz. Ella despertará en él sentimientos que le eran completamente desconocidos. Ahí surgen el amor, los celos, la obsesión… y junto a ellos la experiencia y la sabiduría.

“Intenté retratar la alegría, la cólera, el dolor y el placer de nuestras vidas a través de cuatro estaciones y de la vida de un monje que vive en un templo, sobre la Charca Jusan, rodeado únicamente de árboles y montañas”, explicó Kim Ki-duk refiriéndose a estas cinco historias protagonizadas por el monje de niño, el monje muchacho, el monje adulto, el monje anciano, y el viejo monje. “En ella se muestran los cambios que se producen en los seres humanos, el significado de la madurez en nuestras vidas y cómo se produce ese crecimiento, la crueldad de la inocencia, la obsesión por los deseos, el dolor causado por nuestras crueles intenciones, y la emancipación a través de la lucha”.

LAS TORTUGAS TAMBIÉN VUELAN
29/9 a las 19:45, 30/9 a las 19:45, 1/10 a las 17:00, 2/10 a las 22:10, 4/10 a las 19:45

“Los kurdos no tenemos infancia, maduramos a la fuerza”, sentenció el cineasta kurdo iraní Bahman Ghobadi, durante la presentación en Madrid de esta película. Un trabajo con el que consiguió, desde el horror casi inimaginable del sufrimiento infantil, alcanzar la poesía. Toda la agresividad, la violencia, la tristeza, la angustia que emana de su historia no es capaz de derrotar la belleza que el cineasta extrae de los seres humanos que pueblan su película. La historia, ambientada en la frontera iraquí, en un pequeño pueblo kurdo, muestra a un grupo de niños que intenta sobrevivir pocos días antes del comienzo de la guerra. Todos ellos se dedican a desactivar minas antipersonales para venderlas luego en el mercado de armas y conseguir de esta manera un poco de comida, algo de ropa… Ello se mezcla con la aventura de conseguir una antena con la que poder captar los informativos de las televisiones occidentales y así saber cuándo va a llegar la guerra.

“Los kurdos no tenemos infancia, maduramos a la fuerza”

Concha de Oro en 2004

Mucho más que una mirada objetiva sobre los hechos, Bahman Ghobadi es un testigo emocional del infierno en que viven los niños kurdos, un individuo que apuesta por ellos, por la vida, por la paz, que denuncia las prácticas informativas de las potencias occidentales y que explica el horror de las bombas antipersonales en su país para que todo el que le escuche tome conciencia.

“La película es para gente sensible”, añadió entonces el director, que se desvivió por encontrar un lugar mejor en el mundo a los niños protagonistas de su filme. “Satélite (nombre de uno de los personajes) quiere ser director de cine y le estoy ayudando –dijo Ghobadi-. El niño ciego está a punto de recuperar la visión, pero aún tiene pendiente una segunda operación de la vista, y la chica que arrastra con el recuerdo del dolor ha firmado un contrato con la televisión local del Kurdistán. Comprendo que, para los oídos de un occidental, los diálogos que tienen estos chavales resulten extraños. Perdí a mi padre a los 15 años y tuve que ponerme a trabajar para sacar adelante a ocho personas. Es decir, que no nos queda otra que hacernos mayores”.

BOWLING FOR COLUMBINE
29/9 a las 17:00, 30/9 a las 22:15, 2/10 a las 19:45, 4/10 a las 17:00

Michael Moore ganó el Oscar al Mejor Largometraje Documental con Bowling for Columbine, la película que le hizo famoso en el mundo entero. Escrito, dirigido y producido por él, el filme nació de la reflexión de lo ocurrido en el Instituto Columbine, que llevó al cineasta a completar su “teoría del miedo”. En su opinión, en su país existe un número terrorífico de asesinatos porque los hombres, mujeres y niños blancos de todos los estados viven con una sensación de miedo en su inconsciente que les empuja a utilizar la violencia ante cualquier señal de alarma, sea o no falsa.

La teoría del miedo de Michael Moore

Premio del Público en 2002

Bowling for Columbine, que va desgranando dato a dato esta situación, mezcla cierto sentido del humor con realidades muy dramáticas y con hechos escalofriantes. El director es, como ocurre en sus trabajos posteriores, el propio entrevistador, el testigo de los hechos que relata. Hechos que no se pueden aislar de los atentados del 11-S, en cierto modo presentes en el origen de la película. Moore vio después de aquella una “angustia en mi país que se puede palpar”.

La película es un retrato preciso, incisivo, crítico y demoledor de la violencia que existe entre los habitantes de EE.UU. y de los motivos que incitan a este país a atacar países extranjeros y a asesinarse unos a otros. Realizada desde la sátira, en ella se subraya la existencia (era el año 2002) de 250 millones armas de fuego en manos de la población civil y de 11.000 víctimas de éstas cada año.

MI HIJO
28/9 a las 19:45, 30/9 a las 17:00, 1/10 a las 22:15 y 3/10 a las 19:45

La ópera prima del director francés Martial Fougeron, Mi hijo (Mon fils à moi), logró ex aequo la Concha de Oro de la 54 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. La película del cineasta kurdo iraní Bahman Ghobadi, Half Moon, compartió con ella el galardón. Además, la intérprete protagonista, la conocida Nathalie Baye, se alzó conla Concha de Plata a la Mejor Actriz, reconocimiento para uno de los personajes más complicados de su carrera. Victor Sevaux, Olivier Gourmet, Marie Kremer y Emmanuelle Riva completan el reparto de la película.

Una madre posesiva hasta la enfermedad

Concha de Oro en 2006

Escrita por el propio director junto con Florence Eliakim, la película muestra el avance implacable de una madre posesiva hasta la enfermedad que, poco a poco, destroza la vida de un niño inocente y aislado del mundo, precisamente, por ese amor exclusivo. El chico es Julien, un adolescente encantador, simpático, lleno de ternura y dispuesto a disfrutar del cariño que otros le ofrecen y del que él mismo quiere dar. Sin embargo, su madre dedica toda la atención a él hasta extremos paranoicos y absolutamente dañinos.

El padre es un profesor de universidad perdido en sus libros y empeñado en huir de los problemas familiares. Es un hombre sin tiempo para su mujer y sus hijos. El otro miembro de este clan es la hermana de Julien, una chica joven y la única persona que se preocupa por su hermano y que es capaz de ver lo que está ocurriendo en su propia casa.

La película de Martial Fougeron consigue un ambiente claustrofóbico del que el espectador no puede escapar, alcanzando así un vínculo muy próximo con la víctima en que se ha convertido el pequeño Julien. Un mujer odiosa, una relación sagrada, la de madre e hijo, un padre ausente, un camino que se va quedando sin salidas para un niño y que el público recorre casi con la misma angustia que él. El director sigue con la cámara este proceso sostenido únicamente en el trabajo de sus actores, sin más efectos, sin trampas ni trucos, simplemente avanzando en el martirio físico y psicológico de este chico.

PRECIOUS
28/9 a las 17:00, 29/9 a las 22:15, 1/10 a las 19:45, 3/10 a las 17:00, 4/10 a las 22:15

Segundo largometraje del director y productor Lee Daniels, Precious se convirtió en la gran sorpresa del cine independiente norteamericano. Con guion de Geoffrey Fletcher, es la adaptación al cine de una novela, Push, de Sapphire, donde se cuenta la trágica experiencia de una adolescente que, desde su envidiable entusiasmo vital y su decidida voluntad, aprende a comunicar el inmenso mundo emocional que lleva dentro.

Es negra, tiene obesidad mórbida y es analfabeta

Premio del Público en 2009

Se llama Claireece ‘Precious’ Jones, es negra, tiene dieciséis años, sufre obesidad mórbida y es analfabeta. Nada de todo ello interfiere fundamentalmente en su vida, al menos no tanto como la desgraciada y miserable convivencia que debe soportar con una madre despótica y un padre violador, del que ya tiene una hija y del que espera otro bebé.

Es, precisamente, su embarazo lo que provoca su expulsión de la escuela, desde donde la envían a un instituto para casos desesperados. Allí, junto a personajes asociales, rebeldes, marginados, se encuentra con la señorita Rain, una maestra joven, comprometida, que se expondrá con tal de que esta joven alumna encuentre la dignidad y descubra un mundo nuevo posible.

Acaparadora de premios en prestigiosos festivales internacionales (Sundance, Toronto, San Sebastián…), el filme conquistó también un Globo de Oro –Mejor Actriz Secundaria para Mo’Nique- que se sumó al reconocimiento para su joven protagonista, Gabourey ‘Gabby’ Sidibe, elegida Mejor Actriz Revelación por el gremio de críticos, académicos y profesionales del cine americano (National Board of Review). Felices recompensas a una película que, además, contó con el favor absoluto del público, con más de nueve millones de dólares recaudados en la taquilla de EE.UU.

Consulta los horarios cada día en nuestra web

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.