Jueves, 25 Julio 2024
Estrenos

Joël Vanhoebrouck: “No quería una película que dijera que el amor es perfecto”

‘BRASSERIE ROMANTIC’ / El director belga Joël Vanhoebrouck hace una mezcla apropiada de humor ácido y drama en su ópera prima, una película con la que se propone romper el mito del romanticismo en la noche de San Valentín sin cargarse del todo la idea que tenemos del amor. www.cinesrenoir.com

Pascaline ha decidido que la noche de San Valentín abre su restaurante, la Brasserie Romantiek, solo para parejas. Así, con su hermano Angelo, el chef, en la cocina, preparando un menú muy especial, comienza los preparativos de esa cena tan singular. Sin embargo, los comensales no van a llegar todos de dos en dos y algunos que sí lo hacen, no aparecen con el romanticismo a cuesta como se esperaba. Nada ocurre como estaba previsto. Humor ácido y drama en raciones medidas y bien combinadas para la ópera prima del director flamenco Joël Vanhoebrouck, que confiesa que con esta película no ha querido “destrozar la idea del amor, pero sí, hacer una película más europea y menos americana”. Sara de Roo encabeza un reparto coral, formado por algunos de los más prestigiosos actores del cine belga.

LA GRAN ILUSIÓN.- Parece raro con su trayectoria en televisión (con dos series policiales) que haya apostado por una comedia romántica para debutar en el cine.

JOËL VANHOEBROUCK.- En realidad el tema para mí era solo una excusa para enfrentarme a algo que significaba un reto, que era contar una historia que ocurre en un solo lugar. Luego pensé que también era interesante contar lo que pasa con la gente decepcionada con el amor.
“Pensé que era interesante contar lo que pasa con la gente decepcionada con el amor”

LGI.- ¿Y qué mejor día para esas desilusiones que el de San Valentín?

JV.- Exacto, porque ese día se crean muchas expectaciones en las relaciones, al fin y al cabo, es un día para celebrar el amor en el que todos deseamos estar felices. Yo no quería una película que dijera ‘el amor es perfecto’.

LGI.- Las desencantadas del amor en su películas son las mujeres y, generalmente, por culpa de los hombres…

JV.- Eso es algo desarrollado por el guionista Jean-Claude van Rijckeghem, que es muy bueno con los personajes femeninos. Es también una reacción al cine ‘mainstream’. Creo que con ello trata de mostrar que las mujeres pueden ser más estables y ser las que marcan y definen la relación. Por mi parte, me encanta trabajar con actrices, prestan siempre más atención, aportan más sutileza y tienen menos temor a mostrar emociones. De pequeño iba a un colegio en el que éramos dos chicos y diez chicas, creo que desde entonces tengo muy buena conexión con ellas.
“Las mujeres pueden ser más estables y pueden ser las que marcan y definen una relación”

LGI.- Con ellas y ellos ha firmado una comedia romántica peculiar, muy poco romántica y con un humor un poco negro…

JV.- Sí, queríamos que fuera un poco fría, la idea era hacer creíbles a los personajes, que el público se pudiera reconocer en ellos, que no fueran azucarados… porque la vida no es así. Tampoco queríamos destrozar la idea del amor, pero sí, hacer una película más europea y menos americana.

LGI.- ¿La combinación comedia y drama ayuda a ese objetivo?

JV.- Creo que sí, porque esa combinación es la de la vida. La intención era inclinarnos un poco más por la comedia, pero sí, en la vida estás riéndote y un segundo después entras en un momento de una tristeza terrible.
“No queríamos destrozar la idea del amor, pero sí, hacer una película más europea y menos americana”

LGI.- En la parte de la comedia se advierten notas muy del humor flamenco, más ácido que otros.

JV.- Puede ser, el humor de Flandes no es pretencioso, es decir, no pensamos que somos divertidos y que podemos estar todo el rato haciendo chistes. Tenemos una manera modesta de cuestionar nuestro humor. Pero también creo que en la película hay mucho de Jean-Claude van Rijckeghem y de su gusto por el humor inglés, divertido, pero amargo.

LGI.- Hay quienes encuentran ecos de Woody Allen en Brasserie Romantic, ¿usted qué dice?

JV.- Nos encanta Woody Allen, que siempre es muy divertido aunque sus personajes sean muy tristes. Nos gusta, como en sus películas, creer en los personajes. Pero eso también le pasa a Ken Loach en sus comedias, que pueden llegar a ser hilarantes, pero siempre sobre cuestiones profundas de fondo.
“El humor de Flandes no es pretencioso, no pensamos nunca que somos divertidos”

LGI.- ¿La comedia como arma de comunicación?

JV.- Sí. El cine, como la literatura, la música… puede hacer que la gente aspira a tener una vida mejor, puede hacer que aspiren incluso a cosas inalcanzables, pero lo mejor es intentarlo. Es como un sueño, pero no como el que propone el cine americano que siempre es un sueño más grande que tú. Sí, una película cambia a una persona. El cine es una puerta a lo que podría ser la realidad.       Dirección: JOËL VANHOEBROUCK. Guion: JEAN-CLAUDE VAN RIJCKEGHEM Y PAT VAN BEIRS. Producción: DRIES PHLYPO Y JEAN-CLAUDE VAN RIJCKEGHEM. Fotografía: RUBEN IMPENS. Montaje: ALAIN DESSAUVAGE. Reparto: SARA DE ROO, AXEL DAESELEIRE, KOEN DE BOUW, WOUTER HENDRICKX, BARBARA SARAFIAN, FILIP PEETERS, MATHIJS SCHEEPERS Y TINE EMBRECHTS. Distribuidora: SURTSEY FILMS. Estreno: 13 de febrero de 2015. Puedes comprar tu entrada aquí.

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.