Lunes, 27 Mayo 2024
Estrenos Reportajes

‘Laurence Anyways’ / Transexualidad, “la última expresión de la diferencia”

Enfant terrible del nuevo cine independiente, el jovencísimo director Xavier Dolan da un paso más al frente con su tercer largometraje, Laurence Anyways, película que ratifica todos los talentos que mostró como niño prodigio en sus anteriores Yo mate a mi madre y Los amores imaginarios.

El actor Melvil Poupaud ha pasado de las manos de Rohmer, Ozon o Desplechin a las de Xavier Dolan, un director que, a pesar de su juventud,  ha vuelto a cautivar en Cannes. Si en Yo maté a mi madre contaba la adolescencia de un chaval de dieciséis años y en Los amores imaginarios retrataba la competencia sexual entre unos chicos un poco mayores, ahora, en Laurence Anyways, crece de nuevo la edad del personaje. Poupaud encarna en esta ficción a un adulto, un tipo de treinta años, profesor de Literatura, con una relación estable con su novia. Una vida normal que se convierte en algo completamente anormal el día que anuncia a sus amigos y su familia que se va a someter a una operación de cambio de sexo. Su novia, tras el primer shock, decide acompañarle en todo el proceso.
"Me niego a aburrir a la gente hablando de algo que no conozco, que no domino"
El desafío a la sociedad, la batalla que con el tiempo se convierte en una aventura casi épica y la década en que se desarrolla la historia, los noventa, marcan este tercer largometraje de Dolan, un filme que nació cuando estaba rodando su ópera prima. De vuelta del rodaje un día, en el coche en el que iba el director, una chica del equipo contó cómo su antiguo novio le soltó una noche el deseo de cambiar de sexo. “Me hizo imaginar cómo sería tener delante a un amigo, un pariente o un compañero que, de la noche a la mañana, reivindica lo imposible y pone en tela de juicio, o incluso borra por completo, la totalidad de los momentos que habéis vivido juntos”. Fue el primer destello de una historia que, como las dos anteriores, tiene cierta parte autobiográfica, aunque Dolan no sea transexual. “No puedo evitar abrirme en mis películas. De hecho, no creo que exista realmente el cine totalmente ficticio. Están los encargos, por supuesto, pero los directores siempre ponen algo de sí mismos en las películas –dice el director-. Yo quizá peco de imprudente y pongo demasiado. Algunos lo consideran narcisismo, egocentrismo. Me da igual. Me niego a aburrir a la gente hablando de algo que no conozco, que no domino”.
"Los años noventa representan el último momento de esperanza que me fue brindado"
“No huyo ni de los retos ni del esfuerzo, pero de momento lo que me nace es permanecer en esa intimidad: la comodidad de lo conocido y la incomodidad del juicio de los demás, que sin duda evocamos y que nos atañe, sin intermediarios y sin pantalla protectora –continúa Dolan-. De hecho, la gente que ve mis películas me conoce personalmente. Si decidí hacer películas, salir en ellas como actor, fue por miedo a ser olvidado. Entonces comprendí que el gesto del director ocultaba también ese miedo ingenuo a ser olvidado. Por eso, para mí, cada película es autobiográfica hasta cierto punto, porque nadie es tan tonto como para dejar pasar la oportunidad de dejar alguna huella de su paso por aquí. Vendemos nuestra memoria a una memoria más grande, para no desaparecer, y abandonamos la vida real, que continúa. Y de película en película, volvemos cada vez menos, nos centramos en nosotros mismos. Y, pronto, en las películas hablamos de cine”.
"Nadie es tan tonto como para dejar pasar la oportunidad de dejar alguna huella de su paso por aquí"
Un atractivo más de Laurence Anyways es la ambientación de los noventa, y por supuesto su música. “Si la transexualidad representa la última expresión, desde mi punto de vista, de la diferencia, los 90 representan el último momento de esperanza que me fue brindado, y el de plantearse, doce años después, hasta qué punto han cambiado realmente las cosas. Laurence Anyways no hace más que suscitar, a través de la sugestión, este debate”, concluye Xavier Dolan, que ha incluido en su película temas de The Cure, Duran Duran, Depeche Mode, Beethoven, Brahms o Prokofiev.   Dirección: Xavier Dolan. Guion: Xavier Dolan. Producción: Charles Gillibert, Nathanaël Karmitz y Lyse Lafonteine. Fotografía: Yves Bélanger. Montaje. Xavier Dolan. Reparto: Melvil Pupaud, Suzanne Clément, Nathalie Baye e Yves Jacques. Distribuidora: Avalon. Estreno: 21 de junio de 2013. www.avalon.me

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.