Martes, 27 Febrero 2024
Reportajes

Locos por el baile

Frances, el personaje principal de Frances Ha, la nueva película de Noah Baumbach, quiere ser bailarina. El baile es su pasión y aunque dotada para él, no tiene la suficiente calidad como para seguir progresando. Ese es solo uno de los problemas a los que deberá enfrentarse en la vida. Como ella, otros antes vivieron y sufrieron por la danza. Aquí, algunos de los más conocidos.

Tony Manero, de ‘Fiebre del sábado noche’ (John Badham, 1977)

Inolvidable e irrepetible John Travolta en su ya legendario papel de Tony Manero. Con guion de Norman Wexler, el filme cuenta la historia de un tipo que trabaja durante la semana en una tienda de pinturas, aunque su verdadera pasión es el baile. Eso, de hecho, es lo que hace mejor y con lo que consigue fascinar a todo el mundo. Él lo sabe y lo disfruta. Fue su primer protagonista en el cine, al que llegó tras dos pequeñas apariciones en la gran pantalla y la tv movie El chico de la burbuja de plástico.

Joe Gideon, de ‘All that Jazz (Empieza el espectáculo)” (Bob Fosse, 1979)

Ganadora de la Palma de Oro en Cannes, la película de Bon Fosse retrata la dureza de la vida de la gente de la danza a través de la historia de Joe Gideon, un coreógrafo obsesionado y obsesivo. Amargo y sin concesiones, el filme mostraba lo que no se deja ver del mundo del espectáculo, los sacrificios físicos de los bailarines, los emocionales, la presión a que se ven sometidos, los afectos para los que no tienen tiempo…

Nikolai ‘Kolya’ Rodchenko, de ‘Noches de sol’ (Taylor Hackford, 1985)

El mismísimo Mikhail Baryshnikov protagonizaba esta película, donde estaba magníficamente arropado por intérpretes como Gregory Hines, Isabella Rossellini, Helen Mirren o Geraldine Page. La película, que ganó un Oscar a la Mejor Canción Original, contaba la historia de una estrella de la danza que, contra su voluntad, vuelve a la Unión Soviética, de la que desertó para instalarse en EE.UU.

Billy Elliot, de ‘Billy Elliot’ (Stephen Daldry, 2000)

Esta película se convirtió en un gran éxito internacional. Es una historia ambientada en Durham, a mediados de los ochenta, en plena crisis de la minería, que consigue divertir y conmover con el relato dedicado a Billy Elliot, un niño que quiere bailar y no boxear, como pretende su padre. El ahora actor Jamie Bell era entonces un pequeño bailarín, miembro de una familia con una larga tradición de bailarines. Debutó con esta película, que le abrió las puertas del cine. Gary Lewis, en el papel de padre, le acompañaba en el reparto.

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.