Miércoles, 28 Febrero 2024
Sin categoría

Matteo Garrone: "Luciano es un Pinocho moderno”

Matteo Garrone conquistó con su nueva película, Reality, el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, galardón que ya recibió con su anterior Gomorra.

Aniello Arena, un sicario de la Camorra que cumple cadena perpetua en la cárcel de Volterra desde hace veinte años, es el protagonista de la nueva película de Matteo Garrone (director de Gomorra). Impresionante en su interpretación de Luciano, Arena se convierte con este filme del cineasta romano en un actor de referencia del nuevo cine italiano y, sin duda, en un elemento clave de esta película. Reality, “un viaje de anticipación, de sueños y esperanzas”, es la historia de este hombre, un pecadero napolitano que amplía los ingresos con pequeños timos organizados con su mujer. El tipo es, además, el showman de las fiestas y reuniones familiares, y son precisamente todos los miembros de su numeroso clan los que le convencen de que se presente a las pruebas de Gran Hermano. Mientras espera que su sueño se materialice, comienza a cambiar su percepción de la realidad. Con un fascinante comienzo irresistible al espectador, la película consigue una inmediata atracción al universo de Luciano, donde, con él, irá entrando en un territorio de sueños y esperanzas, de pesadillas y alucinaciones, de evasiones fabricadas para huir de la realidad. Reality, sin embargo, es más una escapada con el personaje que una crítica, más un retrato y una reflexión que una denuncia.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿Cuál es la historia real de la que nació la película?

MATTEO GARRONE.- Es una historia verdadera que le pasó a una persona que conozco y que me pareció sorprendente.

LGI.- El sueño de fama y dinero unido a la televisión ¿es uno de los grandes males de la sociedad hoy? ¿la televisión funciona como enemigo de la identidad personal?

MG.-Nos interesaba mucho el aspecto humano de los personajes pero no pretendíamos hacer una crítica social. Para mí, Luciano es un Pinocho moderno contado a través de las contradicciones de un país que está cambiando. Mi intención no ha sido juzgar a nadie. Sólo quería retratar a alguien que sueña con evadirse de su propia realidad para llegar a vivir en un paraíso artificial.

LGI.- ¿La intención de la película es la de hacer un retrato social?

MG.- No es tanto una crítica, ni un retrato como una reflexión sobre el aspecto del sueño como evasión de la realidad.
"Es una película sobre la pérdida de identidad, sobre la irrealidad de la realidad"

LGI.-Dice que ésta es una “película sobre cómo percibimos la realidad”. Algunos estudiosos ironizan sobre ello y dicen: “La realidad hoy es lo que sale en televisión”, ¿hemos perdido la capacidad de reflexionar, de construir nuestra propia opinión?

MG.- Sí, es una película sobre la percepción de la realidad, sobre la pérdida de identidad. Sobre la irrealidad de la realidad. Una película que intenta contar un cuento popular, una fábula moderna.

LGI.-La película se mueve en esos dos planos de realidad del personaje, el de su entorno y el que él vive en su obsesión, ¿cómo planeó narrar eso desde la imagen?

MG.- La película se mueve entre una visión más bien fantástica y abstracta y la otra más realista. Lo más difícil ha sido encontrar el equilibrio entre ambas.

LGI.-Las miradas, los gestos, el tono de voz… de Aniello Arena son esenciales en esta película, ¿cómo trabajó con él las distintas emociones y diferentes maneras de percibir la realidad del personaje?

MG.- Aniello Arena es un actor de gran talento que ha podido dar al personaje de Luciano una pureza y una ingenuidad que eran fundamentales para la película. Él viene del mundo del teatro, y ésta ha sido su primera película. He rodado en orden cronológico para que se encontrara más cómodo y pudiera construir mejor el personaje. El hecho de que lleve más de veinte años preso hace que tenga una visión de la realidad más ingenua y de ahí su expresión de sorpresa en muchos momentos, es el punto de unión entre él y el personaje. Y sin duda lo que le ha ayudado a construir el personaje.

LGI.-¿La película contiene la idea de la necesidad de ficción y fantasía que tenemos los seres humanos?

MG.- La película contiene el aspecto del sueño como evasión de tu propia realidad y después la faceta ilusoria que hay detrás de cualquier sueño. La película se mueve entre estos dos planos. Es como un insecto que se queda pegado a la miel.

LGI.-De Sica, Fellini, incluso Visconti, se dejan entrever en la película, ¿han sido referentes? ¿qué más le ha servido de inspiración?

MG.- Sí, han sido un punto de referencia para mí tanto Bellissima, de Visconti, como Lo sceicco bianco, de Fellini, y Matrimonio a la italiana, de Vittorio de Sica. Dirección: Matteo Garrone. Guion: Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Matteo Garrone y Massimo Gaudioso. Producción: Domennico Procassi y Matteo Garrone. Fotografía: Marco Onorato. Montaje: Marco Spoletini. Música: Alexandre Desplat. Reparto: Aniello Arena, Loredana Simioli, Nando Paone, Graziella Marina, Nello Iorio, Nunzia Schiano, Rosaria D’Urso, Giuseppina Cervizzi, Claudia Gerini, Raffaele Ferrante, Paola Minaccioni, Ciro Petrone, Salvatore Misticone, Vincenzo Riccio, Martina Graziuso y Alessandra Scognamillo. Distribuidora: Nirvana. Estreno: 9 de noviembre. www.wandafilms.com  

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.