‘Ruby Sparks’ / De cabeza hacia el amor

Comparte en RRSS

Los creadores de Pequeña Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris, firman su segundo largometraje, una comedia romántica escrita por la propia protagonista, Zoe Kazan. Ficción dentro de la ficción o juego de creación de personajes y reflexión sobre la inspiración literaria, en la que la actriz comparte cabecera de reparto con Paul Dano.

Ruby Sparks comienza siendo la historia de Calvin Weir-Fields (Paul Dano), para convertirse luego en el relato de Calvin y Ruby Sparks (Zoe Kazan), pasar un poco después a ser el problema de Ruby y volver finalmente a Calvin. Él es un joven solitario que protagonizó unos años atrás el gran éxito literario, que le convirtió en la inesperada revelación del mundo editorial. Pero el tiempo pasa y Calvin no encuentra de nuevo inspiración. No, al menos, hasta que conoce en un parque a Ruby Sparks, la mujer de su vida.

En realidad, Ruby es su propia creación, una mujer inventada a su medida, capaz de satisfacer todos sus sueños sentimentales y literarios. Personaje principal de su segundo libro, en el que trabaja constantemente, es su obsesión. Y es su vida, especialmente desde el momento en que la chica cobra vida e interactúa con las personas del mundo de Calvin. Tras la felicidad inicial, el joven escritor comprende que determinar las acciones y emociones de Ruby la hace infeliz y, por tanto, debe dejar que sea libre. El autor debe separarse de su personaje, el hombre debe apartarse de su amor.

El mito de Pigmalión

El mito de Galatea, de Pigmalión, se revisa en esta película, que nació de una singular visión que tuvo la actriz y guionista Zoe Kazan. Volvía de un rodaje a casa, era de noche y vio un maniquí tirado sobre un montón de basura. Relacionó aquella imagen con Pigmalión,con el momento en que éste se enamora de la estatua que ha esculpido y ésta cobra vida.

«Estaba interesada en el control de las relaciones y en cómo introducimos ideas sobre quién debería ser la persona a la que amamos»

“Comencé preguntándome qué sucedería si un escritor diera vida a uno de sus personajes que pudiera darle exactamente lo que él pensaba que quería románticamente. Pero las cosas se complican mucho porque cuando alguien ama a alguien tiene que amar a la totalidad de esa persona, no sólo las partes que uno ha idealizado”, explica Kazan.

Entre la realidad y la ficción

La propia guionista reconoce que el proceso de escritura fue extraño, sobre todo cuando fue consciente de que el personaje de ficción que Calvin estaba creando para él mismo era, en realidad, un personaje que estaba escribiendo para ella misma. Además, Zoe Kazan y Paul Dano son pareja en la vida real, lo que aumentaba las implicaciones de la escritura de este guion. “Algo estaba sucediendo que rebasaba en mucho la realidad”.

«Cuando tu personaje piensa que puede estar volviéndose loco, eso te da libertad para divertirte con la interpretación»

“Yo estaba interesada en el tema del control de las relaciones y en la forma como introducimos ideas sobre quién debería ser la persona a la que amamos. ¿Cómo amar a la persona con la que nos identificamos por completo sin decir: ‘No quiero esta parte o esta otra’ ¿Cómo hacer sitio en una relación a dos personas diferentes? He mantenido anteriormente relaciones en las que tenía la sensación de que la persona no me veía a mí, sino algo cercano a mí, algo sólo un poco descentrado respecto de mí. Eso es lo que sucede con Calvin y Ruby”.

Un salto fascinante

“Cuando tu personaje piensa que puede estar volviéndose loco, eso te da inmediatamente una cierta libertad para divertirte con la interpretación –dice el actor Paul Dano-. Pero cuando pasa de creerse loco a dar el salto y embarcarse en una relación con la mujer que ha creado, eso me pareció todavía más fascinante”.

El intérprete otorga a su personaje una extensa gama de emociones. Calvin pasa del primer sobresalto, a sufrir una verdadera ansiedad y a estar permanente en la duda. Cuando supera las barreras lógicas y decide lanzarse a la aventura del amor con su propia creación, comienza a mostrarse en todas las facetas del hombre enamorado, celoso y egoísta a veces. Hasta que surge su generosidad y el auténtico amor. “Zoe escribió algo para mí que podría utilizar algunas partes de mi personalidad y algunos de mis puntos fuertes, pero también escribió algo que me planteó un gran reto –afirma-. La historia de Calvin es completamente distinta a la mía, como lo son partes de su personalidad. Cada día, como actor, experimento una forma semejante de miedo aunque para mí, personalmente, es un miedo bueno. Resulta emocionante y me ayuda a actuar bien”.

 

 

Dirección: Jonathan Dayton y Valerie Faris. Guion: Zoe Kazan. Producción: Albert Berger y Ron Yerxa. Fotografía: Matthew Libatique. Montaje: Pamela Martin. Música: Nick Urata. Reparto: Paul Dano, Zoe Kazan, Annette Bening, Antonio Banderas, Steve Coogan, Elliott Gould, Chris Messina, Alia Shawkat, Aasif Mandvi, Toni Trucks y Deborah Ann Woll. Distribuidora: Fox. Estreno: 26 de octubre. www.fox.es

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.