Steven Soderbergh, una mirada independiente

Comparte en RRSS

Steven Soderbergh es un cineasta que se ha destacado por su independencia y su personal manera de mirar. Cómplice de George Clooney en la producción, Soderbergh tiene en su carrera títulos pertenecientes a muchos géneros, películas rodadas con grandes estrellas, otras realizadas con actores desconocidos, grandes y pequeñas producciones… pero en todas se aprecia su sello, su intención experimentadora y su objetivo crítico hacia el tema que aborda.

(Benicio del Toro, en ‘Traffic’).

Se dio a conocer con Sexo, mentiras y cintas de vídeo, una película muy pequeña –la escribió en ocho días-, con la que    se adentraba por territorios muy poco transitados por el cine americano. Conquistó con ella la Palma de Oro en Cannes, triunfó en las taquillas y revalorizó mundialmente el cine independiente.

Su siguiente gran éxito, después de unos cuantos títulos menores, fue Erin Brockovich, cine crítico, social y político que le valió a Julia Roberts el Oscar a la Mejor Actriz.

Traffic le encumbró definitivamente. Consiguió el Oscar al Mejor Director por la película y puso en primera línea de juego a unos cuantos actores habituales del cine independiente.

(Julia Roberts, Andy García, Matt Damon, Brad Pitt, George Clooney, en ‘Ocean’s Eleven’).

Recurrió a las grandes estrellas de Hollywood para rodar Ocean’s Eleven, que era, hasta Magic Mike, la película con la que más recaudación había alcanzado.

Repitió una vez más, la tercera, con George Clooney en Solaris. A la que siguió Full Frontal. Luego vino la secuela Ocean’s Twelve, una saga que el cineasta hace para conseguir el dinero necesario para su cine más personal, como Bubble.

Las dos entregas sobre el Che, Che: el Argentino y Che: guerrilla, protagonizadas por Benicio del Toro, fueron su incursión en un cine histórico de marcadísimo acento político.

Y de nuevo apareció el Soderbergh más experimental, con The Girlfriend Experience, una película rodada como un falso documental y protagonizada por una actriz porno.

(Matt Damon, en ‘El soplón’).

En El soplón dio el do de pecho contando, con la complicidad de Matt Damon, la historia real de un ejecutivo que trabajó con el FBI en un caso de fraude y manipulación de precios.

En su afán por transitar todos los territorios del cine, no se resistió al subgénero y firmó Contagio, historia de una pandemia ficticia, donde mostró su peculiar visión crítica.

El buen alemán, El halcón inglés, El rey de la colina y Kafka, la verdad oculta  son otros títulos de su filmografía.

(Channing Tatum y Mathew McConaghey, en ‘Magic Mike’).

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.