Lunes, 27 Mayo 2024
Sin categoría

Luis Tosar: "El cine tiene la responsabilidad de contar estas historias"

El actor da vida en Operación E a Crisanto Gómez Tovar, un campesino cocalero que ha pasado seis años en prisión, condenado por un delito que no cometió.

Crisanto Gómez Tovar, un campesino cocalero, ha pasado seis años de su vida en prisión, condenado por un delito que no cometió. Padre de cinco hijos, cuidaba de estos, de su mujer y de su suegro, en una zona dominada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Un día, éstas le llevaron un bebé muy enfermo para que lo cuidara. Para salvar su vida, abandonó su casa en el campo y marchó con toda su familia a la ciudad. El bebé era el hijo nacido en cautividad de Clara Rojas y tres años después de quedar en manos de Crisanto, las FARC anunciaron que iban a liberar a madre e hijo. Pero poco antes, a Crisanto le habían arrebatado al niño, con lo que no pudo devolverlo cuando se lo exigieron. Entonces fue detenido, acusado de secuestro y vinculación con la guerrilla. Mientras él permaneció en prisión, de donde salió hace unos meses, su familia sobrevivió mendigando en las calles. Luis Tosar da vida en esta película a Crisanto Gómez Tovar, para lo cual el actor no solo hizo un minucioso trabajo para conseguir el correcto acento colombiano. Su compromiso ha ido más allá. El intérprete se convirtió en coproductor de la película, porque ésta, una historia que representa la de los millones de desplazados que existen hoy en Colombia, es una de esas “historias que es necesario contar”.

Millones de desplazados

Dirigida por Miguel Courtois (Lobo, GAL, 11M Historia de un atentado), con guion de Antonio Onetti, la película contiene un personaje “fascinante” para el actor. “Me interesaba especialmente la posibilidad de crear un héroe que representara a toda esa gente. En Colombia hoy hay más de cuatro millones de desplazados, seguramente es el país con el mayor número de ellos y, también, donde más les cuesta cooperar a las ONG’s e instituciones que trabajan con refugiados”, explica Tosar.
"Me interesaba especialmente la posibilidad de crear un héroe que representara a toda esa gente"
El conflicto entre la guerrilla, el Ejército y las bandas de narcotraficantes es una realidad que proporciona muchos beneficios a demasiada gente en aquel país, pero que mantiene atrapados a millones de colombianos. La mayoría abandona sus casas en busca de un lugar donde puedan pasar inadvertidos, aunque finalmente lo que encuentren sea miseria. La intención de este filme es, justamente, dar visibilidad a las víctimas de esta situación. “El cine tiene la responsabilidad de contar estas historias. Una película así puede ser un ejemplo, aunque sea una referencia muy pequeña”.

Un rodaje duro

Luis Tosar, que no pudo hablar con Crisanto Gómez antes de rodar la película, pero que ahora, con motivo del estreno, se ha encontrado con él, recuerda la dureza del rodaje, a la que se añadió, en su caso, la complicación de trabajar el acento adecuado. “Lo del acento me tuvo atormentado durante mucho tiempo. En Colombia hay, además, muchos acentos y en el ambiente rural hay muchos modismos. Mi objetivo era que cualquier colombiano sintiera que este trabajo lo he hecho desde el respeto, que no vean una imitación burda”.
"Creo que nunca me había puesto tantas zancadillas a la hora de abordar un proyecto"
“Crisanto Gómez es el personaje con mayor dificultad de todos a los que me he enfrentado”, confiesa el intérprete, que añade: “Creo que nunca me había puesto tantas zancadillas a la hora de abordar un proyecto. Supongo que el terror que me producía llevar a carne y hueso un personaje que representa la realidad de millones de desplazados en Colombia venía de la responsabilidad que eso conlleva y que ahora, después de unas cuantas penurias, agradezco profundamente”.

El conflicto colombiano

La estancia en aquel país facilitó al actor la comprensión del conflicto que en él se vive desde hace años. “Es un conflicto muy viciado, con muchísimos intereses económicos alrededor”, afirma Tosar, que explica cómo funciona en Colombia la ley del silencio. “Estando nosotros allí mataron al que dicen que era el último gran líder ideológico de las FARC, así que ahora son solo militares y lo que tenía de revolucionaria la guerrilla se ha quedado atrás. Desde los años cincuenta hay una gran violencia en Colombia, pero a la guerra ideológica de entonces se fueron añadiendo los narcotraficantes y otros elementos, hasta el punto de que a nosotros se nos escapa la situación. En Colombia, el 10 por 100 del PIB es de armamento, y eso es un negocio legal del que a nadie le interesa desprenderse. Además, hoy hay muchos militares mutilados de los que se tienen que ocupar…”   Dirección: Miguel Courtois Paternina. Guion: Antonio Onetti, sobre una idea original de Ariel Zeïtoun. Producción: Cristina Zamárraga, Marisa Castelo, Farruco Castromán, Luis Tosar y Ariel ZeÏtoun. Fotografía: Josu Incháustegui. Montaje: Jean-Paul Husson. Música: Thierry Westermeyer. Reparto: Luis Tosar y Martina García. Distribuidora: DeAPlaneta. Estreno: 5 de diciembre. www.deaplaneta.com

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.