Lunes, 22 Abril 2024
Entrevistas Estrenos

‘Radical’ / “Para mí la cosa más triste del mundo es un niño sin niñez”

El cineasta Christopher Zalla lleva al cine la historia real de Sergio Juárez Correa, un maestro que desafía el sistema y ha inspirado a niños pobres a desarrollar su potencial. El cómico Eugenio Derbez es el protagonista y productor de esta película. La película ganó la Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana en el Festival de Málaga.

 


Estrenada en el Festival de Málaga, la nueva película del cineasta de EE.UU. Christopher Zalla cuenta una historia real, la de un maestro en una zona dominada por el narcotráfico y la miseria que ha conseguido enormes logros gracias a un sistema educativo diferente. El valor de la Educación, el papel de los educadores, la necesidad de la solidaridad y el colectivo están en este relato.

LA GRAN ILUSIÓN: Este es un proyecto de Eugenio Derbez…

CHRISTOPHER ZALLA: Sí y al principio pensé que Eugenio quería hacer otro de esos papeles por los que es tan conocido y me pregunté por qué me invitaban a mí a este proyecto. Bueno, yo había trabajado antes con él y cuando leí la historia, me provocó emocionalmente, había algo ahí. Cuando hago una película, siempre quiero saber qué me pasa con esta historia, quiero entender por qué me provoca. Entonces, llamé a Eugenio y a su productor, Ben Odell, que fue mi compañero en la escuela de cine y mi productor en mi película anterior, Padre nuestro. Básicamente, fue una oportunidad de juntar a la banda otra vez.

LGI: ¿Ha encontrado una respuesta a por qué esta historia le provocó emocionalmente?

CZ: Sí. Primero, las historias de niños en circunstancias demasiado grandes para ellos siempre me provocan. Con Padre nuestro los chicos eran de 13, 14 años, aunque estaba escrito para más jóvenes, pero en esa época no había un cuerpo de actores para interpretar la película y tuvimos que elevar la edad. Ahora sí había niñas y niños para hacerlo. Por otro lado, está el tema de la familia también. Cuando empiezo el proceso de escribir algo, casi siempre tengo una imagen del final de la película y aquí la pregunta era ¿cómo llego hasta ese final?

LGI: ¿Cuándo habla de la familia, se refiere al papel que juegan los padres en el futuro de sus hijos?

CZ: Claro. Ahora vivo la paradoja de ser padre, que hay que animar al niño para que siga sus sueños, aun sabiendo que el mundo va a pegar a tu hijo y que, probablemente, no va a dejarle lograr lo que quiere. Mi hijo quiere ser futbolista, pero no es nada atlético. Yo lo sé, pero también sé que, si no se le empuja, no va a llegar lejos. ¿Trágico, no? Le tengo que empujar, que guiar hacia un sueño que no verá cumplido, pero, si no, le voy a hacer más daño. Es un acto de amor, dañar a alguien para su mejor resultado.

LGI: En ese proceso es fundamental el papel de los educadores, de los maestros, que desgraciadamente hoy lo están pasando fatal.

CZ:  Sí, cuando debería ser el oficio más valorado del mundo. Pasamos una grandísima parte de nuestra vida, si tenemos suerte, en la educación, son los años más definidos, y sin embargo… En los Estados Unidos o en Guatemala la educación termina en primaria, ya no existe más después si no tienes dinero. Yo estaba viviendo en Guatemala cuando escribí esto, ahora estoy entre Guatemala y Nueva York, pero pasé nueve años en un pueblo rural de Guatemala. Me di cuenta de que cuando uno sabe que va a terminar la escuela con doce años, la educación pierde valor, no está valorada socialmente. Y en Estados Unidos siempre estamos peleando porque paguen mejor a los maestros. En mi país, los maestros tienen que utilizar sus propios fondos para muchas cosas, para comprar materiales y cosas que necesitan. Y ya no hablamos de su salario… Creo que eso dice mucho de un país.

LGI: La película habla justamente de los talentos que pierde el mundo por esta razón, ¿no?

CZ: Sí, y qué curioso que hacen encuestas y no es una coincidencia que los países más felices son los países también en el top en Educación, como Finlandia. En la historia real, ese maestro tenía como gran reto educar a alumnos que pasaban hambre. Una niña o un niño no pueden aprender, si tienen hambre. Entonces él tenía que pelear para que les dieren el desayuno antes de comenzar el día, pero hasta hoy, en la misma escuela, eso se sigue haciendo por el voluntariado del pueblo, que buscan comida para los alumnos. Es un actor de comunidad, son casi como un ejército contra el mundo. En la película también empezamos juntos, haciendo una familia, un equipo de comunidad, un lugar esencial donde debemos pensar en la Educación, en algo aparte de solo programar un cerebro, en iniciar un proceso de un joven con el mundo. El título de la película, Radical, es irónico, porque la Educación no debería ser así, no debería estar relacionada con memorizar o con la autoridad del maestro, sino invitar a los alumnos para saber qué piensan, incitar su curiosidad, el descubrimiento… eso es lo que da alegría, la alegría de otra posibilidad en el mundo.

LGI: Todo esto sucede en una zona de narcotráfico…

CZ: Hicimos entrevistas larguísimas cuando investigamos y los datos reales son terribles. Sergio Juárez Correa, el maestro real, nos dijo que sus alumnos más listos eran los hombres, pero que estos siempre elegían ser narcos, porque veían que no había otra escapatoria. Nos decía que cada año perdía a los más listos. Y luego están las chicas embarazadas con 14, 15 años.

LGI: ¿Todo es una lucha contra el sistema?

CZ: Claro. El antagonista es el status quo. Para mí la cosa más triste del mundo es un niño sin niñez. La vida es pura posibilidad. Ahora veo que la lucha es contra la apatía. Unos niños que no pueden creer que la esperanza tiene lugar, que no saben qué esperar, es una tragedia.

LGI: Eugenio Derbez, actor y productor, ¿ha puesto muchos límites a su trabajo?

CZ: Eugenio Derbez es un cómico gigantesco, es súper famoso. Tengo un vídeo de él entrando a un restaurante y cuando salimos había mil personas esperando afuera. Peleamos mucho al principio, antes de empezar. Los actores mexicanos son muy parecidos a los de Inglaterra, que empiezan desde afuera para adentro. Entonces él quería hacer algo ridículo con su pelo, porque para él es un disfraz. Pero para mí es un disfraz de payaso, es lo que hace a los personajes caricaturas. Yo no quería que hiciera eso. Peleamos durante tres días por la cuestión del pelo. Le dije que veía su disfraz como protección para él y que yo no quería dejarle esa protección, que le iba a hacer incómodo el trabajo porque eso iba a ayudarle como actor. Eso le convenció.

LGI: ¿La película se rodó en el sitio real?

CZ: No, no era posible por razones de seguridad. La escuela donde filmamos es de Matamoros. Tuvimos que cambiar algunas cosas, por ejemplo, las condiciones de la escuela real son aún peores que las que aparecen en la película, hay más miseria. A veces si muestras la realidad, parece una exageración

 

 

 

 

 

 

RADICAL
de Christopher Zalla

Duración: 125 minutos
Calificación: no recomendada para menores de 12 años
Idioma original: castellano
Intérpretes:
Estreno: viernes 15 de marzo de 2024

Ficha PDF Comprar entradas

Dejar un comentario

Muchas gracias por su comentario. Tras pasar la aprobación su comentario será publicado.