Santiago Requejo: “Decir a alguien de 50 que está fuera es una barbaridad, es un drama y es muy real”

Comparte en RRSS

‘ABUELOS’ / Santiago Requejo debuta en el largometraje con una película, una comedia amable, que denuncia el abandono de esta sociedad a los mayores de cincuenta años. www.cinesrenoir.com

Santiago Requejo, decepcionado y preocupado por una sociedad que deja de lado a los ciudadanos de más de cincuenta años, dedica su primer largometraje de ficción a este sector de la población. Lo hace en Abuelos, con cariño y humor, y acompañado de tres grandes actores: Roberto Álvarez, Ramón Barea y Carlos Iglesias.

La historia comienza con Isidro Hernández (Iglesias), un parado de 59 años. Tras dos años sin recibir ofertas de trabajo llega a la conclusión que la única forma de volver a trabajar es montando su propio negocio. Pero ¿qué puede emprender alguien de su edad a quien la sociedad relega simplemente al cuidado de sus nietos?

La respuesta es clara: con la ayuda de Arturo (Roberto Álvarez), un exitoso escritor de novelas románticas, y de Desiderio (Ramón Barea), un jubilado con ganas de ser abuelo, se embarcará en el ambicioso proyecto de intentar montar una guardería. Para desarrollarlo, los tres amigos se adentrarán en un ‘coworking’ repleto de jóvenes, donde tendrán que sacar al emprendedor que llevan dentro.

LA GRAN ILUSIÓN.- La idea de esta película ¿dónde nace?

SANTIAGO REQUEJO.- Una de las razones es que creo que la gente del cine no debe ser insensible a la realidad. La crisis ha devastado a los jóvenes, sí, pero también a los mayores de cincuenta años. De los primeros se habla mucho, pero no se dice nada del otro drama, que yo creo que es mayor. Porque las personas de esa edad tienen hipotecas, facturas, hijos a los que mantener… Lo he visto en gente muy cercana. A esas personas solo les ha quedado la posibilidad de autoemplearse o emprender.

“Una de las razones de esta película es que creo que la gente del cine no debe ser insensible a la realidad”

LGI.- ¿La gran mentira de los emprendedores?

S.R.- Eso es. Por eso quería contar esta historia de este colectivo, una historia de emprendedores seniors y desde ahí contar una historia más personal.

LGI.- Aprovechando la circunstancia, muestra la relación de abuelos y nietos…

S.R.-… que es muy especial. Conozco gente que no se lleva bien con sus padres, pero cuando habla de sus abuelos desprenden mucho cariño. Con 50 o 60 años, un hombre o una mujer cuidan a sus nietos y es ilusionante, pero hoy están en plenas facultades para su vida. Es verdad que ellos son los que permitan la conciliación. Además, han sido los abuelos con sus pensiones los que han mantenido estos años a muchas familias. Hay que poner en valor eso.

“Han sido los abuelos los que han permitido la conciliación y los que han mantenido estos años a muchas familias”

LGI.- Debutar con una película con personajes de esa edad ¿es una declaración de intenciones?

S.R.- Sí. Refleja a la sociedad en la que estamos. Antes no era así, antes se tenía muy en cuenta al consejo de sabios. Hoy, quizás por la brecha tecnológica, muchas de esas personas han quedado aisladas. Es una contradicción porque la sociedad cada vez está más envejecida y hay mucha más gente de esa edad, eso te rompe el prejuicio de la edad. Decir a alguien de 50 que está fuera es una barbaridad, es un drama y es muy real. No podemos despreciar el talento de esta gente que está tan preparada. Algo está muy mal.

LGI.- Hacer una película con actor veteranos y que sin una súper estrella joven es muy arriesgado hoy, ¿calculó ese riesgo?

S.R.- Al principio, no. Tenía una historia que creía que podía conectar. Divertida, emotiva, un mosaico de historias reflejo de la realidad. Pero cuando empezamos a presentar el proyecto, por el título, Abuelos, ya había gente que ni lo leía. Tenía que explicarles la película, pero el rechazo era muy grande. Además, no tener en el reparto a los actores que hoy están en la pomada lo hacía más difícil. Incluso cuando estábamos rodando mucha gente nos decía que no la llamáramos Abuelos.

“No podemos despreciar el talento de esta gente que está tan preparada. Algo está muy mal en esta sociedad”

LGI.- Después de hacer la película, ¿qué piensa hoy de una sociedad que desprecia de esta forma a los ciudadanos que no son jóvenes?

S.R.- Pues que es una sociedad inhumana, injusta y poco inteligente. Nosotros dentro de nada estaremos ahí, así que, aunque solo fuera por una cuestión egoísta, deberíamos estar mucho más sensibilizados.

LGI.- No sé si Carlos Iglesias, Ramón Barea o Roberto Álvarez son abuelos y, aunque con trabajo, si han tenido que cuidar de sus nietos.

S.R.- Nietos solo tiene Ramón. Y es de los tres el que en la película representa más al abuelo tradicional. Carlos Iglesias es el abuelo laboral. Y Roberto Álvarez es el abuelo Peter Pan.

Dirección: SANTIAGO REQUEJO. Guion: JAVIER LORENZO Y SANTIAGO REQUEJO. Producción: SANTIAGO REQUEJO Y CARLOS SANZ. Fotografía: IBON ANTUÑANO. Montaje: LUCAS SÁNCHEZ. Música: ÍÑIGO PÍRFANO. Reparto: CARLOS IGLESIAS, ROBERTO ÁLVAREZ, RAMÓN BAREA, MERCEDES SAMPIETRO, ANA FERNÁNDEZ, CLARA ALONSO. Distribuidora: EONE FILMS. Estreno: 11 de octubre de 2019.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.