“La vida puede ser maravillosa”

El libro Rebelde sin causa: el hipnoanálisis de un psicópata criminal, del psiquiatra Robert M. Lindner, fue la base de la película que consagró definitivamente a James Dean. Dirigida por Nicholas Ray, era la historia de tres adolescentes y sus trágicos destinos. Él era Jim Stark, un chico que desafiaba constantemente a los adultos (“La vida puede ser maravillosa”). La película se proyectará ahora en una sesión especial el próximo 10 de septiembre a las 21:00 h., en los CINES PRINCESA de Madrid y en los RENOIR FLORIDABLANCA. www.cinesrenoir.com

Un mes antes de que se estrenara el filme, James Dean murió en un accidente de coche. Solo tenía 24 años. A pesar de su juventud, este chico de Indiana era y lucía como una auténtica estrella de cine, paseando por Hollywood con su Porsche, un imponente Speedster 356 descapotable de color blanco. Dejó rodada Gigante (George Stevens, 1956), en la que interpretó el que es para muchos la mejor escena de toda su carrera. Convertido en leyenda, ahora vuelve a la pantalla grande. Aquí os dejamos uno de los anuncios de la época, con una visita al rodaje de la película.

Puedes comprar tu entrada aquí.

 

 

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *