Mohamed Hamidi: “Los problemas de los ricos no son problemas”

‘LA VACA’ / Mohamed Hamidi rinde homenaje a la generación de su padre, argelinos que emigraron en los sesenta a Francia a trabajar, con una comedia que apuesta por la mezcla cultural y por la solidaridad. www.cinesrenoir.com

Mohamed Hamidi debutó en el cine con Mi tierra, una película sobre las relaciones entre franceses y argelinos, pero sobre todo, una historia sobre la identidad. Ahora se ha pasado a la comedia, una de buenísimas intenciones, pero no siempre blanca y amable, en la que un tipo que recuerda en muchos momentos al legendario Cándido de Voltaire es el protagonista.

Se trata de Fatah, interpretado por el actor Fatsah Bouyamed, un humilde granjero argelino que tiene una relación fuera de lo normal con su vaca, Jacqueline. Casado y con dos hijas, su sueño es llevar al animal a la Feria de Agricultura de París. Y un día llega por fin la invitación, así que, ilusionado y feliz, comienza un viaje muy especial.

LA GRAN ILUSIÓN.- ¿De qué raza es la vaca?

MOHAMED HAMIDI.- Es tarantesa, que procede de Saboya. Es una vaca lechera, pero no mucho, es sobre todo para quesos. Es un animal muy resistente. Al principio la busqué así por el color, la quería marrón como las que hay en Argelia. Es una raza francesa que fue exportada a países del Magreb. Esta pesaba 700 kilos.

LGI.- Fatah adora a su vaca, en realidad es casi su confidente ¿no?

MH.- Al mostrar la relación de Fatah con la vaca estamos presentando al personaje, el fondo de su alma. Él confía en ella y se confía con ella, pero es muy púdico con las personas. Él es un tipo al que le cuesta que le acepten en su entorno, se lleva bien con la vaca y con los niños.

“El personaje se confía a su vaca, es muy púdico con las personas, pero se lleva muy bien con la vaca y con los niños”

LGI.- Un hombre con esa curiosidad y esa inocencia, que va por la vida sin prejuicios, haciendo amigos por su bondad y naturalidad, ¿no es un poco inverosímil?

MH.- Esa ha sido mi decisión. Quería un personaje sencillo, alguien con muy buenas intenciones, una persona cercana a la primera generación de emigrantes que conocí. Los agricultores que llegaron a Francia en los años sesenta, trabajadores, humildes… Es cierto que en aquella época la tensión de hoy no existía.

LGI.- Eso es, justamente, lo más chocante, ¿no?

MH.- Sí lo es, pero es lo que quería. Llegué a rodar una escena con una panda de racistas, pero luego la eliminé del montaje, no tenía ganas de escuchar eso, era repetir algo que escucho todo el rato.

“Quería un personaje sencillo, con muy buenas intenciones, cercano a la primera generación de emigrantes que conocí”

LGI.- Aquí vuelve a hablar de las relaciones entre franceses y argelinos.

MH.- Sí. Mi coguionista es un hombre francés de setenta años que nunca había ido a Argelia hasta que hicimos la anterior película. Entonces me dijo que nunca había sentido un país tan cercano como Argelia. Han sido 132 años de colonización que han creado una relación muy fuerte. Y a pesar de la guerra de ocho años, somos pueblos muy cercanos.

LGI.- ¿La película es más una historia de las relaciones Norte-Sur, de países ricos y pobres?

MH.- Sí. Hay que saber hacerse menos preguntas y volver a disfrutar de las cosas sencillas. Digo esto porque cuando oigo a los ricos hablar de sus problemas, siempre pienso que los problemas de los ricos no son problemas.

“Hay que saber hacerse menos preguntas y volver a disfrutar de las cosas sencillas”

LGI.- Hay un momento en su película dedicado a La vaca y el prisionero, la película de Fernandel y la vaca Margarita, ¿es nostalgia por el cine de antes, es por la coincidencia de un hombre con una vaca…?

MH.- Es una imagen que tenía y una referencia. Pensé que aquella película me había dado la idea, aunque no la recordaba muy bien, me acordaba de Fernandel y una vaca. Volví a verla y pensé que aunque no me acordaba de que era un prisionero, lo principal había sobrevivido.

LGI.- ¿El tono de comedia de la película está en sintonía con su tono vital?

MH.- Al 100%. Creo que hay que protegerse de lo que nos está ocurriendo y que hay que elegir con quién vamos y lo que hacemos. Yo llevo viviendo 40 años en paz en mi país y ahí sigo, pero veo una tendencia hacia la discriminación de algunas personas, el racismo… Pero sigo pensando que será algo excepcional. No estamos en guerra como dicen algunos, hay terrorismo, pero el país no está en guerra.

LGI.- ¿Su próximo proyecto va a ser también comedia?

MH.- Sí, va a ser una historia de mujeres. Yo tengo seis hermanas. Es la historia de una pequeña ciudad obrera y el equipo de fútbol se pega con el árbitro con los jugadores del equipo contrario… y les suspenden a todos, así que las mujeres les sustituyen.

 

 

 

Dirección: MOHAMED HAMIDI. Guion: MOHAMED HAMIDI, ALAIN-MICHEL BLANC Y FATSAH BOUYAHMED. Producción: JAMEL DEBBOUZE, NICOLAS DUVAL ADASSOVSKY Y YANN ZENOU. Fotografía: ELIN KIRSCHFINK. Montaje: MARION MONNIER. Música: IBRAHIM MAALOUF. Reparto: FATSAH BOUYAMED, LAMBERT WILSON, JAMEL DEBBOUZE. Distribuidora: KARMA FILMS. Estreno: 30 de septiembre de 2016.

Puedes comprar tu entrada aquí.

Leave a Comment

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.