Jota y Simón, ciudadanos de la España deprimida

ÄRTICO / Gabriel Velázquez cierra, tras Amateurs  e Iceberg, su trilogía sobre la familia con esta película, que ganó una Mención Especial del Jurado Generation en la Berlinale 2014. Es la historia de dos veinteañeros sin trabajo en una zona de la España deprimida.

 La nueva película de Gabriel Velázquez, retrato de una juventud sin expectativas, atrapada en la España profunda y deprimida de la crisis, es también una radiografía familiar, con la que el cineasta completa la trilogía que comenzó con Amateurs y que siguió con Iceberg. Mención Especial del Jurado Generation en la Berlinale 2014, muestra la realidad y los sueños de dos veinteañeros, Jota y Simón.

Son chavales de una zona deprimida de la España profunda, el barrio de Los Alambres de Salamanca, donde sobreviven como pueden. Ninguno tiene lo que quiere. Cada uno tiene lo que no quiere tener, pero sí lo que quiere tener el otro. Hace unos años Simón dejó embarazada a Alba y ahora tienen un hijo de tres años. Sin trabajo y sin opciones, la pareja vive en casa de sus padres, una familia de feriantes. La situación es mala. Simón no soporta al padre severo, no ama a su mujer y no quiere aguantar el llanto del bebé.

Los protagonistas son jóvenes, veinteañeros sin futuro, de la España profunda de la crisis

Jota, sin embargo, está solo. Vive en un embarcadero junto al río. Su madre está en la cárcel y para él, tener una familia como la de su amigo sería un sueño hecho realidad. Ahora ha conocido a una joven brasileña de diecisiete años y ésta se ha quedado embarazada, pero ella no tiene pensado tener hijos tan pronto.

Los sueños de esta pareja de amigos son muy diferentes y, sin embargo, ellos se necesitan uno a otro cada día. Todas las mañanas se buscan, se reúnen y salen a buscarse la vida. Solo intentan conseguir un poco de dinero. Y están dispuestos a hacer lo que sea necesario para ello.

La miseria, la inestabilidad y el miedo son los referentes de Jota y Simón, los personajes principales de la película

Los niños abandonados en España fue uno de los temas que más investigó Gabriel Velázquez para contar esta historia, un relato con el que cierra la trilogía de la familia y con el que el cineasta salmantino señala con el dedo algunos de los grandes males de este país. La carencia en educación, para empezar, es uno de los principales problemas que identifica. Los personajes de su película son, como en la realidad, dos veinteañeros en la España sin futuro para los jóvenes en la que vivimos hoy. Dos chicos que no tienen más referencias que la miseria, la inestabilidad, el miedo. Que cada día se levantan a intentar sobrevivir. Todo son obstáculos en su vida.

La realidad invade al espectador desde la gran pantalla, donde el cineasta compone algunos momentos muy artísticos. La referencia al cine de los ochenta que contaba las aventuras de chicos de la calle, buscavidas, quinquis… está muy presente en la película, en la que  Velázquez ha apostado por la sencillez narrativa y la verdad.

 

Dirección: GABRIEL VELÁZQUEZ. Guion: CARLOS UNAMUNO, MANUEL GARCIA, BLANCA TORRES Y GABRIEL VELÁZQUEZ. Producción: GABRIEL VELÁZQUEZ. Fotografía: DAVID AZCANO. Montaje: BLANCA TORRES. Música: EUSEBIO MAYALDE Y PABLO CRESPO. Reparto: VICTOR GARCIA, JUANLU SEVILLANO, DEBORAH BORGES, LUCIA MARTINEZ Y ALBA NIETO. Distribuidora: PIRÁMIDE FILMS. Estreno: 27 de junio de 2014.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *