Los secretos más oscuros de la marisma

‘LA ISLA MÍNIMA’ / Alberto Rodríguez firma una película de cine negro ambientada en el paisaje único de las marismas del Guadalquivir. Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez -Concha de Plata al Mejor Actor en San Sebastián- son los dos actores protagonistas de esta historia de crímenes y policías en medio de un laberinto natural. Álex Catalán se alzó por este trabajo con el Premio a la Mejor Fotografía en el festival donostiarra.

La obra del fotógrafo sevillano Atín Aya sobre las marismas del Guadalquivir inspiró al cineasta Alberto Rodríguez, que vio en esas imágenes el retrato del fin de una época en un espacio duro, donde reinaban la desconfianza y la resignación. De aquello y de las vistas aéreas de ese paisaje único tomadas por Héctor Garrido fue surgiendo la idea de una película, porque todo aquello parecía el escenario de un western. Poco a poco, Rodríguez y Juan Cobos (coguionista) avanzaron en una historia de crímenes y policías que fue adquiriendo las tonalidades del cine negro y que ha culminado en La isla mínima, cine negro, con momentos que podrían ser de puro western.

Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo son los protagonistas de la película, crónica de una investigación, donde quedan al descubierto los enormes vicios de una España que está muriendo y que se resiste a desaparecer especialmente en rincones concretos del país, como estas marismas del Guadalquivir. Antonio de la Torre, Nerea Barros, Salva Reina, Jesús Castro, Manolo Solo… completan el reparto de la película.

Es el año 80 y dos policías, Pedro (Arévalo) y Juan (Gutiérrez), llegan a un pequeño pueblo de esta zona, donde han desaparecido dos adolescentes. La madre de las chicas consigue que las autoridades se interesen por el asunto y envíen a estos dos detectives. Una huelga de los trabajadores del campo y el carácter huraño de los habitantes les reciben. A pesar de ello, la pareja va abriéndose camino y descubriendo algunas pistas, la esencial, no son las primeras chicas que desaparecen. El arroz no es la fuente de riqueza principal del pueblo, ahora lo es el tráfico de drogas.

“La marisma se nos aparecía desde el principio como un territorio inmenso, muy duro; magnético, pero realmente inhóspito y cruel. Y lo fue”, dice el director, que recuerda las condiciones durísimas en que se desarrolló el rodaje de la película. “Ha sido una película muy física para todos y cada uno de los miembros del equipo. La cosecha de arroz nos obligó a adelantar todo el rodaje. La climatología nos mostró todas sus caras, con máximas de 42 grados al final del verano y mínimas de 2 grados bajo cero, a finales de noviembre. Cualquier paso que dábamos, por la vastísima extensión del lugar, era un desafío logístico”.

La isla mínima lleva al espectador a través el paisaje laberíntico de esas marismas tras los pasos de esos dos policías de hace cuarenta años, cuando España intentaba dejar atrás decenios de salvajismo y oscuridad. De entonces surgieron algunas cosas que ahora están en la película, como uno de los dos personajes principales, inspirado en un policía “que fue expedientado y apartado de su puesto por expresar su repulsa hacia militares pro-golpistas, no olvidemos que la historia se desarrolla en 1980”.

“Al final, es una película con un corte clásico, en cuanto a la investigación y al desarrollo de los personajes; pero con un mar de fondo revuelto, denso, cenagoso, impenetrable… casi como el lecho de la propia marisma. Es la película más cercana al género que he dirigido, pero al mismo tiempo tiene una identidad propia que la hace distinta, especial”.

 

Dirección: ALBERTO RODRÍGUEZ. Guion: RAFAEL COBOS LÓPEZ Y ALBERTO RODRÍGUEZ. Producción: JOSÉ ANTONIO FÉLEZ, MIKEL LEJARKA, MERCEDES GAMERO, JOSÉ SÁNCHEZ MONTES Y MERCEDES CANTERO. Fotografía: ÁLEX CATALÁN. Montaje: JOSÉ MANUEL GARCÍA MOYANO. Música: JULIO DE LA ROSA. Reparto: RAÚL ARÉVALO, JAVIER GUTIÉRREZ, ANTONIO DE LA TORRE, NEREA BARROS, SALVA REINA, JESÚS CASTRO Y MANOLO SOLO. Distribuidora: Warner. Estreno: 26 de septiembre de 2014

 

2 Comments

  • Javier dice:

    Muy buenos días. Vi la película anoche y la verdad tuvo cosas que me gustaron mucho (repartazo, fotografía) y otras no tanto (como todo en la vida) pero sí que recomiendo ir a verla (porque no es “más de lo mismo”). Si alguien quiere, he escrito mi opinión completa aquí: http://javicrespo.blogspot.com/2014/09/la-isla-minima.html Buen domingo a todos.

  • Víctor Sánhez dice:

    La verdad es que siendo una película del director de “Grupo 7” (Alberto Rodríguez) ya debería ser motivo suficiente para tener una razón para ir a verla. Pero no porque se le parezca, si no porque incluso con sus muchas diferencias de género (en la otra privaba más un componente de cine de acción -inolvidable esa primera escena que abría la película- que aquí se sustituye por un thriller de los de atmósfera angustiosa y guión pormenorizado en investigaciones, detalles, diálogos, ambientación, vestuario, miradas y silencios) deviene en un relato apasionante, sin concesiones, con una fotografía de las que dejan con la boca abierta (visita la web de Héctor Garrido y verás a que me refiero), y un puñado de interpretaciones que hacen justicia al relato que se está contando. Es difícil ponerle un “pero” a esta película, y más, cuando es de las pocas películas que se disfrutan después de haberlas visto, y que no se olvidan en un santiamén. Se ha hablado mucho estos días de la cuota de pantalla del cine español, de recaudaciones multimillonarias de películas (de España y de películas de fuera de nuestras fronteras), pero cuando es necesario hablar única y exclusivamente de cine, hablar de “La isla mínima” es referencia obligada. Veánla y disfrútenla.

Deja tu comentario

Por favor, resuelve la siguiente operación y después deje el comentario: *